Skip to main content

Posts

La paciencia todo lo alcanza... o eso dicen.

Me decía un cliente hace unos meses, que no entendía la razón de que se le dieran tantas explicaciones al juez y al fiscal, para solicitar autorización de venta de bien inmueble propiedad de un menor y que los dos meses que llevaba esperando la resolución de Su Señoría ya eran demasiado, todo ello, claro, desde su humilde punto de vista.

Pudiera parecer un tanto complejo el procedimiento en cuestión y puntilloso el Sr. Fiscal, pero lo cierto es que, la venta de bien inmueble propiedad de menor ha de cumplir determinados requisitos y garantías, a fin de evitar abusos y perjuicios para los pequeños. Y cierto es que este tipo de procedimientos suele tramitarse en unos pocos meses, tres o cuatro, aunque al cliente o al cuñado del cliente se le haga una eternidad y te pida, a veces te exija, que vayas a ver a Su Señoría y le pidas, o mejor, le exijas, que el proceso concluya positivamente de manera inmediata.

La paciencia es un bien escaso en general pero abundante y muy necesario en aqué…

Sin miedo a la muerte.

Hace ya más de diez años, acudí a la notaría con unos clientes para otorgar sus testamentos. Recuerdo como si fuera ayer el preciso momento en el que, firmadas ya las escrituras, salíamos por la puerta del despacho del Sr. Notario, y éste les espetó sin venir a cuento: "Bueno, señores, ya se pueden morir tranquilos" (¡!).

Nuestra relación con la muerte es un poquito más tensa y menos fluida que la que tienen, pongamos por ejemplo, en Méjico: allí, en cierta forma, celebran su llegada, festejan su aniversario, visten de color el momento y se ríen de ella -más o menos-. Quizá el Sr. Notario fuera de ascendencia mejicana, quién sabe.
No es preciso llegar tan lejos para reconocer que dar un paso adelante y otorgar testamento, especialmente, si no tienes descendientes ni ascendientes que te sobrevivan, es un acierto y no un presagio, sí una previsión valiosísima que evitará -en gran parte- que tus bienes y derechos acaben dispuestos de una forma muy distinta a la que te hubiera g…