Skip to main content

Posts

Showing posts from January, 2015

Aquellos maravillosos años, aquellos maravillosos préstamos.

Tres años después de licenciarme, tras un año y poco de pasante en un pequeño despacho y un año y pico en un gran despacho, aumentaron mis clientes propios, asuntos que compaginaba con la asistencia a firmas de compraventas y préstamos hipotecarios.
"Asistente a firmas" era mi título. La gestoría del banco, que debía encargarse de la liquidación de los impuestos y la inscripción en el registro de la propiedad correspondiente, me enviaba a una u otra notaría para revisar el otorgamiento de las escrituras. A mí me parecía un trabajo muy divertido, duro a veces, pero divertido: trataba con multitud de personas, particulares, oficiales, auxiliares, notarios, promotores, apoderados de banco, agentes inmobiliarios... aprendía de ellos, con ellos, discutía con ellos, reía con ellos y, a veces, me enfadaba con ellos. 
Aún recuerdo un juez que acudía como prestatario, me presenté y comencé a rellenar el formulario de la firma, me miró fijamente y me preguntó con voz grave: "¿y …